Office de tourisme et des congrès

El Palacio del Pharo

El promontorio del Pharo se solía llamar antes la Tête de More. Su nombre proviene de la ensenada que lo prolongaba por el oeste. El “Farot” era la loma que separaba esta ensenada del mar.

El Príncipe-Presidente Luis Napoleón decidió construir una residencia imperial en Marsella y, durante su viaje en septiembre de 1852, le encargó al arquitecto Vaucher que encontrase un emplazamiento para la residencia y que elaborase los planos. El arquitecto de Napoleón III fue quien se encargó del proyecto. Por su parte, la Ciudad decidió ofrecer unos terrenos privilegiados: la Réserve y el Pharo.

El Emperador nunca vivió allí. Tras la muerte de Napoleón III, la Emperatriz Eugenia, convertida en la única propietaria del Pharo, lo entregó a la ciudad. Más tarde, el interior del Palacio del Pharo se transformó al convertirse en Escuela de Medicina en 1904.

Hoy en día el Palacio del Pharo es un lugar de trabajo destinado a congresos, convenciones y coloquios; dispone de 7.000 m2 de espacios para congresos repartidos entre el palacio histórico y una extensión contemporánea de 2013, con una capacidad total para 2.500 personas.

OTCM