Office de tourisme et des congrès

Los Fuertes

El fuerte de San Juan
El emplazamiento del fuerte de San Juan estuvo ocupado desde la Antigüedad, pero no fue hasta el siglo XIII cuando los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén (futura Orden de Malta) se instalaron allí, dando nombre al barrio. Todavía se pueden observar algunos vestigios. El Rey Renato erigió la torre cuadrada tras el saqueo de los aragoneses (1423), en el emplazamiento de la torre Maubert, para defender la entrada del puerto. La torre del fanal fue edificada en 1644 y el Caballero de Clerville construyó el fuerte, previsto por Luis XIV en los grandes proyectos para Marsella. Hizo cavar un foso inundable para aislar el fuerte de la ciudad. Sirvió como guarnición y luego como cárcel durante la Revolución. En la Segunda Guerra Mundial, se utilizó como almacén de munición del ejército alemán que explotó en 1944, causando grandes daños al fuerte y al puente trasbordador. El fuerte fue clasificado como Monumento histórico en 1964 y está incluido en el MuCEM desde 2013.

Las consignas sanitarias

En el siglo XVIII, el hermoso edificio de la consigna era la sede de la Intendencia sanitaria de Marsella, encargada de la prevención de las epidemias y de la puesta en cuarentena sistemática de los barcos. Se construyó un segundo edificio de forma idéntica a lo largo del siglo XIX. En 1720, a pesar de estas medidas, el barco Grand Saint-Antoine propagó la peste en la ciudad y rápidamente en toda Provenza.

El Caballero de Clerville construye al otro lado el fuerte de San Nicolás por orden de Luis XIV quien quería tener a Marsella controlada en caso de rebelión.

Antes se encontraba en ese emplazamiento una torre desde la que se manejaba la cadena que cerraba la entrada al puerto. Robada como trofeo tras el saqueo de los aragoneses, esa cadena está hoy en día en la catedral de Valencia, en España.

Se finaliza la construcción del fuerte alto (Entrecasteaux) y del fuerte bajo (Ganteaume) en 1663 y 1664.

En mayo de 1790, los marselleses, furiosos y rencorosos por haber tenido que soportar esa fortificación con sus cañones apuntándoles, aprovecharon la Revolución para comenzar a destruir el fuerte.

Bajo el Segundo Imperio, durante la construcción de la Residencia Imperial (el Pharo), se cortó el fuerte en dos para crear una vía de acceso, lo que destruyó el símbolo de la autoridad real.

Hoy en día, la asociación Acta Vista está llevando a cabo la restauración del fuerte Entrecasteaux.

OTCM