Office de tourisme et des congrès

La antigua Charité

La antigua Charité
En 1640, el Consejo de la Ciudad decide, siguiendo la política real de “gran encierro de los pobres”, “encerrar a los pobres nativos de Marsella en un lugar limpio y adecuado”. En 1670, una asociación caritativa del Conseil des Echevins (Consejo de concejales) le encarga a Pierre Puget, arquitecto del rey e hijo del barrio, la realización de un Hospital General para acoger a los mendigos y a los pobres. Hasta 1671 no se colocó la primera piedra de lo que sería una de las más hermosas realizaciones arquitectónicas de Pierre Puget.

El conjunto, finalizado en 1749, está compuesto por cuatro alas de edificios cerrados al exterior y abiertos a un patio rectangular interior por una galería de tres niveles. Contiene amplios espacios colectivos de trabajo y de convivencia que separan a los hombres de las mujeres. En el centro del patio se encuentra la capilla construida entre 1679 y 1707, admirable obra arquitectónica de cúpula ovoide que es un perfecto ejemplo del puro estilo barroco italiano. La fachada actual, dejada en suspenso, data de 1863, y retoma el tema de la Caridad.

Tras la Revolución y hasta el siglo XIX, la Charité se convierte en un hospicio reservado a los ancianos y a los niños. En 1905, el ejército ocupa el edificio que se usa como refugio para los más desfavorecidos. Abandonado después de la Segunda Guerra Mundial y destinado a ser demolido, es finalmente clasificado como Monumento histórico en 1951 bajo el impulso del arquitecto Le Corbusier. Tras su restauración, la Vieille Charité se ha convertido, desde 1986, en un centro pluridisciplinario con vocación científica y cultural: alberga el Museo de Arqueología Mediterránea, el Museo de Arte Africano, Oceánico y Amerindio (M.A.A.O.A), el Centro Internacional de la Poesía de Marsella (C.I.P.M), la cinemateca Le Miroir, así como salas de exposiciones temporales.

Tras la Revolución Francesa, y hasta finales del siglo XIX, la Charité fue un hospicio reservado a los ancianos y a los niños. En 1905, el edificio fue ocupado por el ejército, y más tarde servirá de abrigo a los más pobres. Tras la segunda guerra mundial, el arquitecto Le Corbusier llama la atención sobre el edificio, y denuncia su estado de abandono. Destinado a la demolición, finalmente será declarado Monumento Histórico en 1951. A partir de 1968, gracias a las leyes Malraux, será restaurado de forma admirable; desde 1986, la antigua Charité es un centro multidisciplinar de vocación científica y cultural, que alberga museos y que recibe exposiciones itinerantes. Situado en el centro mismo del barrio del Panier, se ha convertido en un lugar de visita imprescindible para los turistas.

La plaza des Moulins
Esta parte de la ciudad -la más alta (42 metros)- jugaba un papel defensivo y en ella se encontraban los cañones dispuestos para hacer frente a las agresiones marítimas y terrestres. Por otra parte, la plaza fue ocupada por molinos durante mucho tiempo: en 1596, se podían contar unos quince. En el siglo XIX sólo subsistían tres molinos cuyas bases todavía se pueden ver hoy en día. La ciudad hizo que arrasaran los edificios existentes para crear una plaza. En 1851 se crearon bajo la plaza unos aljibes que abastecían de agua a este barrio de la ciudad.

La iglesia Saint-Laurent es un edificio de estilo románico provenzal, de dimensiones bastante modestas, con tres naves separadas por pilares cuadrados. Era la parroquia de los pescadores y de la gente de mar, única iglesia parroquial de la Edad Media que se conserva en Marsella. Cuando se construyó el fuerte de San Juan en el siglo XVII, se le amputó a la iglesia un tramo, así como su fachada oriental. El campanario del siglo XIV se modificó en el siglo XVII. Durante la Revolución, la iglesia sufrió saqueos y grandes deterioros, pero se salvó de la demolición al convertirse en un almacén hasta el Concordato. Hasta 1943, año de la destrucción de los barrios antiguos, ha sido uno de los lugares más importantes de la espiritualidad en Marsella. Fue clasificada como Monumento histórico en 1950.



Junto a la iglesia se encuentra la capilla Sainte-Catherine, construida por los Penitentes blancos al inicio del siglo XVII. Su bóveda, de un estilo gótico tardío y decorada con nervaduras y terceletes, es única en Marsella.

 

OTCM